jueves, 19 de diciembre de 2013

FELIZ NAVIDADY REFLEXIONES COMPARTIDAS

Nos vemos en Enero. FELICES FIESTAS Y UN NUEVO  AÑO LLENOS  DE ARMONÍA
Aprovechando que ya estamos viviendo en medio de este espíritu navideño, y atreviéndome a publicar en el blog, me gustaría aportar algunas reflexiones  publicadas en mi libro sobre Motivaciones de la Persona Voluntaria, que rescato para compartirlas de nuevo pues, a pesar de los años transcurridos, creo que no han perdido vigencia.  Son textos no correlacionados, sino que he recogido una reflexión sobre la motivación y,  sobre todo, la parte final del libro,  pues creo que intenta resumir una forma de entender  la vida y situarse en ella.

“….¿Cuáles son los motivos para crecer y aprender? ¿Para tener amigos, o estar solo? ¿Para estudiar, trabajar, o comprometerme en tareas solidarias?...

Motivación viene de motivos o del término latino movere. Pero estar motivado no es solo tener motivos sino tener estímulos o estar animado haciendo lo que se hace. Por eso hoy nadie lo duda: la motivación es aquel vehículo que cogemos para ir de un lugar a otro. Son aquellos zapatos que utilizamos para caminar por las montañas o barrancos de la vida. Son aquellos instrumentos que nos refuerzan en nuestros comportamientos, acciones y compromisos. Son las ideas comprendidas e interiorizadas que nos dan fuerza para seguir en la lucha, "a pesar de los pesares". El aprendizaje y conocimiento lo adquirimos por el hecho de saber que con ello rendiremos mucho más en nuestro trabajo o compromisos y porque podemos ser mejor en nuestras acciones. La motivación se convierte, así en un referente de crecimiento personal y en un estímulo para el aprendizaje. En una especie de talismán que todos usamos para animar procesos, crear tecnologías, tener los refuerzos adecuados o buscar la manera de llenarnos de "razones" con las que seguir animados en lo que hacemos. Pero a pesar de todo ello no hay que olvidarse de que nada de esto funcionaría si no ponemos en marcha nuestra voluntad, esa voluntad que nos hace movernos, levantarnos, despertarnos o caminar, ir al trabajo, o al estudio... Es nuestro "querer hacerlo" y lo hacemos. Es nuestro "debemos", "podemos" y lo "hacemos" porque me lo ordeno volitivamente. Y después, al unir los estímulos adecuados, los ánimos suficientes y los refuerzos positivos más convenientes, lo haremos mejor o peor, u obtenemos mejores resultados, en la medida en que tengamos más o menos conocimientos adquiridos, destrezas desarrolladas y experiencia acumulada....”

4.1.- Pensamiento y mente
El ejercicio de pensar fortalece la capacidad de la mente. La mente nos posibilita realizar nuestros propios mapas cognitivos y conceptuales. Nos facilita el pensamiento.  Atesora y archiva imágenes aprendidas, lecciones pasadas y las letras y números que nos permiten poner nombre a las cosa s mejorando la comunicación y el lenguaje. Organiza la memoria y responde automáticamente a estímulos determinados. Pero los "buenos pensamientos" no solo son el resultado de mentes eficaces y bien resueltas, sino de otros procesos internos humanos hoy todavía no desvelados para la  ciencia.

4.2.- Sentimiento y corazón

Sentir lo que hacemos. Experimentar sintiendo. Sentir el sentimiento. Darle impulso a lo que nuestro  corazón siente y trasladarlo a que nuestra  mente lo piense. No vivir la disociación de la vida. No ahondar en nuestros abismos existenciales. No alimentar barreras internas de la comunicación con uno mismo. No poner murallas a la vida que somos, y a la existencia que sentimos. Comprender los latidos del corazón, sus ritmos, sus prisas y sosiegos. Poner la emoción necesaria en lo que hacemos y que el corazón las piense y la mente las sienta.

4.3.- Amor, creación y construcción

Una idea que se plasma en la realidad es un acto de creación, que para hacerse tangible hay que saber construir para disfrutarlo todos. No se construye ni se crea nada que sólo sirva para beneficio egoísta de uno sino para entregarlo a los demás. Y eso es amor. La solidaridad es la expresión del amor. Para ser debe construirse. Para construirse debe crearse. Para ser Uno mismo en su última definición debe sentir a los demás como su propia esencia de vida.

Para crearse debe pensarse y sentirse. Y así se expande la vida y se construye la UTOPÍA o se plasman los sueños en la realidad presente.

4.4.- Motivación y compromiso

La voluntad de vivir de una forma determinada nace en el corazón, o en el alma pero es la mente la que recibe las órdenes para ejecutarla. Es el pensamiento el que la estructura y la organiza y es el compromiso y la acción cotidiana el que la hace visual y la evalúa. Ello motiva la acción que se emprende y favorece con la realización del compromiso funcional, organizado y evaluable. La Motivación puede organizarse en herramientas. Puede ser estructurada para ser comprendida y evaluada. Puede ser la ayuda necesaria en la continuidad del compromiso. Pero no puede ser sustituida por la voluntad ni siquiera por el entendimiento. El entendimiento es la sabiduría de las cosas aprendidas y son las "verdaderas" razones internas que nos siguen empujando a ser cada vez más sabios y más voluntariosos. Podremos buscar motivos para animarnos frente a las dificultades del entorno, del ambiente o de nuestros  propios miedos, limitaciones o dificultades, pero lo que no podremos  es buscar fuera lo que dentro llevamos. ¿Qué mirada necesito para observar todo esto?

5.5.- Formación y Trans - formación

Aprender a realizar la acción y el compromiso con los mejores de los métodos. Ampliar la posibilidad del conocimiento a través del pensamiento que se forma y crece. Facilitar los modos y maneras de la relación interpersonal. Utilizar las tecnologías adecuadas que la ciencia ha descubierto. Aplicar las técnicas y herramientas necesarias para conocer la realidad y la Verdad en la que nos movemos es lo que podemos denominar como Formación. Pero ella en sí mismo no es nada si no sirve para Tras - formar ,lo que ya no es adecuado. Lo que no sirve. Lo que hemos descubierto como no válido. Lo que va en contra de la vida. Lo que deforma las conciencias y la percepción de la verdadera Justicia y Libertad.... Formarnos para trans-formarnos. Formar para trans - formar.



…”No se puede concluir aquí nada que no sea la afirmación rotunda de que el camino lo descubrimos al andar. Que la sabiduría la adquirimos cuando dejamos que el entendimiento ejerza su función y que éste se adquiere del aprendizaje reflexivo de las experiencias que vivimos. Que nuestra creatividad es parte del ingenio y de la capacidad humana de utilizar su pensamiento y que tú, yo y el otro no somos más que parte de un mismo proyecto de amor  en expansión, evolución y encuentro…”

Miguel Díaz